Las representaciones en las procesiones

Concluida la Semana Santa 2013, aunque no la hemos visto en la calle en todo su explendor, es este tema algo que venimos viendo año tras año. Porque, ¿que sentido tienen esos penitentes en un lugar tan privilegiado? Y si de verdad eso fuera la Agrupación de Cofradías... ¿no deberían ir las hermandades de gloria también? al menos vestidas de traje. En los lugares donde se hacen cosas similares a esas también van las cofradías de gloria, que para ello pertenecen a la Agrupación. Igual que luego las de Pasión van a sus procesiones.

Y si no lo estiman oportuno que acudan, como mínimo a las Eucaristías si que debería ser obligatorio, porque un ejemplo claro es el pasado Jueves Santo, Celebración de la Eucaristía en la iglesia de las Angustias, función principal de la Hermandad de los Apóstoles y solo acudió el Presidente de la Agrupación de Cofradías amen de las cofradías y hermandades de Gallardete de Jesús, Dulce Nombre de Jesús, Cristo de la Salud y Virgen de las Angustias, además de la Virgen de la Cabeza de las Cofradías de Gloria. Todas las demás... merecen un tirón de orejas ¿no?

Aparte, cuando varias hermandades procesionan "juntas", compartiendo un recorrido, ¿que sentido tiene que lleven representaciones una de la otra? Este caso es para Gallardete de Jesús, Dulce Nombre de Jesús en la mañana del Viernes Santo y Cristo de la Salud con Virgen de las Angustias esa tarde. O porque esa distinción de que el Jueves Santo solo la Humildad lleva representación cuando van tres hermandades que pertenecen a la Agrupación, exactamente igual que la mañana del Viernes Santo, aunque en este caso son dos las que si llevan este añadido a sus filas.

Y tampoco es comprensible que si no colocan a la Agrupación de Cofradías en el lugar privilegiado justo delante del paso se nieguen a acudir a la misma. Esto a ocurrido este año y una cosa hemos de tener clara todos, cada cofradía organiza su procesión como quiere. Y un lugar tan cercano al titular no es para esa representación es para sus hermanos de verdad, los que trabajan todo el año porque esa procesión pueda ser una realidad. Por cierto, colocándose en orden en que se les dio el título de hermandad, cofradía o grupo parroquial y no según la historia que verdaderamente tienen.

Se dice en el mundo cofrade, aquí no hay secretos, que ahora, después de Semana Santa se va a votar para que estas representaciones continúen o no. Pues en primer lugar se debería hacer una distinción entre procesiones de Semana Santa o no. Y en las de Semana Santa ya que las Cofradías de Gloria no van que tampoco voten.

Puede que resulte un poco caótica toda esta información, pero es un tema que no tiene por donde cogerlo de lo mal que se está gestionando actualmente y seguramente la solución más coherente sea la supresión porque más que nada solo sirve para que algunos cortejos midan un puñado de metros más.
Compartir en Google Plus
    Comentarios Blogger
    Comentarios en Facebook

19 cofrades han opinado :

  1. Cuando se estableció la costumbre de invitar y acudir a las procesiones de las demás cofradía corría el año 1983. Entonces se pensó que era un símbolo de todos en lo de todos, un símbolo de unidad y de compartir algo que a todos nos identificaba por igual. En el tiempo en que nos estamos refiriendo la Agrupación de Cofradía era sólo y exclusivamente de Semana Santa, por tanto ni se pensó ni se hizo extensivo a las cofradías de gloria. Se nombró una comisión de Ceremonial y Protocolo y allí se redactaron las normas básicas de colocación en cada desfile procesional, atendiendo no a los títulos sino a la antigüedad de cada cofradía como es norma generalizada en protocolo, dichas normas ratificada por al Junta de Gobierno de la Agrupación (siendo presidente, de muy feliz memoria, don Rafael Jiménez Marañón). Dicahs normas han estado vigentes y se han venido aplicando con ciertas disfunciones, pero más o menos como se diseñó en estos treinta años ¡que se dice pronto!

    ResponderEliminar
  2. del_gallardete3/4/13 11:03

    Pues quizás... 30 años después y con inclusión de hermandades tanto de Pasión como de Gloria va tocando una revisión del tema ¿no?

    No quita todo ello lo que publican aquí, de que solo fueron 4 o 5 cofradías las que fueron a la Eucaristía principal de los Apóstoles, en primer lugar una gran falta de respeto hacia ellos, porque yo siempre e visto a alguien de esta cofradía en los actos de cualquiera de las hermandades alcalainas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no he dicho ni una sola palabra sobre ese asunto de la Eucaristía de los Apóstoles y Discípulos de Jesús, pero aprovecho ahora para decir que eso es tan falta de respeto hacia esa Hermandad como la de recibir a un invitado y no colocarle en el lugar que le corresponde.

      Tal vez lleves razón y después de 30 años lo que se imponga sea revisar el tema porque igual ya no tiene sentido y es mejor andar cada uno por su lado y evitar problemas, como se hacía desde los años 40 hasta los 60-70 de infeliz recuerdo.

      Eliminar
  3. La posición central de una procesión es la que ocupa el titular de la misma, aquel al que se venera y se procesiona. Es posible que una hermandad desfile con más de un titular (Cristo y Virgen por ejemplo), en tal caso se prefieren los cristos a las vírgenes y las vírgenes a los santos. Así pues cuanto más cercano es el lugar que se ocupa al titular procesionado, mayor es la importancia y relevancia de la corporación o individuo que lo ocupa.
    Establecida la premisa anterior hay que distinguir las posiciones ante el titular y detrás del titular. Delante queda reservado a la corporación que lo celebra, a sus invitados seglares, a los fieles laicos en general, etc. mientras que detrás queda reservado a las autoridades eclesiásticas y civiles.
    Siguiendo esta lógica organizativa la posición central delante del titular de la hermandad la ocupará el primero en la sede (presidente), hermano mayor, etc. vamos el que ocupa la preeminencia de la corporación convocante, a la cual preside en función de su cargo.
    Las diferentes posiciones protocolarias se establecen a partir de ahí, a su derecha e izquierda, delante de él, etc.
    Marcan las buenas costumbres de la educación y así lo recoge el protocolo que cuando se invita a alguien se le de el mejor lugar,se le trate con deferencia, para eso se le ha invitado a asistir a un determinado acto social.
    Imaginemos que una cofradía ha invitado a una persona, de forma especial, a asistir a una función suya -procesión u otro acto- lo lógico es que si fuera en mi casa yo le dejara el mejor lugar, en un banquete justo enfrente del anfitrión... Por la misma rega de tres en los actos sociales del tipo que nos ocupa el puesto que corresponde a dicha persona es la derecha del antifrión (fíjénse en los actos de Estado, en nuestro propio ayuntamiento, quién ocupa la derecha de la alcaldesa es la personalidad de mayor relieve que asiste al acto oficial).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si son varios los invitados al acto (v.g. el presidente de la Agrupación y los distintos Hermanos Mayores) hay que organizarlos entre sí, ya que cada uno de ellos tiene una posición frente a los otros, como se ha dicho aquí impera el criterio de la antigüedad y para ello se toma el de la erección canócica, -por ejemplo- no sirve aquella que fue erigida en 1499, pero que se suprimió formalmente en 1603 o la que habiendo sido erigida en 1637 despareció sin solución de continuidad en 1812 para resurgir en 1927, porque en tal caso han pasado 100 años de inactividad y han decaído todos sus posibles derechos.
      Es pues contrario al espíritu y a la letra del protocolo que la derecha y la izquierda del Hermano Mayor-anfitrión la ocupen personas distintas de los invitados, si bien ha sido una mala práctica que ha ganado terreno eso de que el Hermano mayor se haga acompañar de familiares (de mantilla generalmente) o miembros de su junta directiva.
      Pero es claro que si hay una representación invitada a una procesión y no se da a la misma el lugar adecuado esta puede con justa causa negarse a asistir, sirva como ejemplo exagerado que si se es incitado a comer en una casa y se indica que el lugar que debemos ocupar es la caseta del perro nos neguemos a quedarnos, porque no se trata de una invitación se trata de un insulto sin palabras.
      Un invitado que se niega a asistir en las circunstancias dichas (en las de la anécdota de la caseta no, en las de la procesión) no lo hace por creerse personalmente más o mejor, ni porque su orgullo le pueda, lo hace por la dignidad y respeto que merece la corporación que representa. Dicho de otro modo: si me invitas trátame bien y si no lo vas a hacer es tan sencillo como no invitarme.

      ¿Qué sucede a partir del Hermano Mayor y los invitados? Pues el cortejo se va organizando a partir de ahí y hasta que se llega a la cabecera. Como quiera que el Hermano Mayor-presidente ocupa la posición más importante preside a todos, es como las operaciones matemáticas antes de un paréntesis que afectan a todo el paréntesis.

      ¿Y detrás del titular procesionado? Pues inmediatamente detrás del titular quien ocupa ese espacio es la autoridad eclesiástica que asiste revestida de capa pluvial y demás signos distintivos de su rango. Cuando no asiste dicha autoridad eclesiástica y quien lo hace es el capellán de la hermandad se supone que lo hace como parte de la misma y aunque se le da un tratamiento deferente se le sitúa delante del titular como parte de la corporación organizadora, este caso no es común en Alcalá puesto que lo normal es que las cofradías tengan por consiliario o capellán a la autoridad eclesiástica de su respectiva parroquia, pero sí es muy común en las cofradías de otras ciudades (Granada, Sevilla...) Hay que hacer una salvedad de importancia: si en la procesión hay más de un titular la autoridad eclesiástica ha de situarse detrás del último para presidirlo todo (volvemos a la teoría del paréntesis matemático), se considera que es espacio entre cada titular es también un espacio reservado a la cofradía, aquí además habrá distintas presidencias por la importancia de cada titular.
      No se trata de alargar innecesariamente esto con ejemplos prácticos porque cada procesión es diferente, no es igual la procesión del Santísimo Cristo de la Salud con una sola imagen que la Real Cofradía del Dulce Nombre de Jesús y Santa Caridad que reúne a Cristo, Virgen, Santo y hasta una imagen de una mujer que no existe en los Evangelios canónicos...
      Conste que quiero dejar muy claro que no estoy pontificando, ni defiendo ni dejo de hacerlo, que simplemente explico el por qué de las cosas y si se hacen cómo deben hacerse de una forma correcta.
      Las diferentes cofradías reunidas en la Agrupación son las que tienen que aprobar una cusa o la otra y lo han de hacer según su recto criterio, tal y como lo hicimos desde 1983. Los demás tan sólo damos nuestro parecer y podemos asesorar si somos requeridos para ello, como ya lo hice en su día cuando fui miembro de la Comisión de Ceremonial y Protocolo de la Agrupación.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. costalero3/4/13 12:39

    Aparte de todo este protocolo que el amigo Francisco de Borja nos ofrece, si se supone la Agrupación de Cofradías la forman actualmente solo los Hermanos Mayores ¿que sentido tiene que en la procesión del Resucitado estén presentes los hermanos mayores y otro representante más de la hermandad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He de suponer que va para desempeñar alguna otra función, porque desde luego la representación la ostenta el Hermano Mayor o quien lo represente en un momento dado, nadie más.

      Eliminar
  6. Anónimo3/4/13 15:44

    Van colocados exactamente igual que los Hermanos Mayores, algo más alante que ellos (quiero recordar). Y van para alargar la procesión un poco más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces cumplirán esa función, yo no tengo ni idea, huelga decir que jamás he visto dicha procesión y por eso desconocía el hecho.

      Eliminar
  7. panda de niñacos sinverguenzas no teneis ni idea de que hablais, cuando tengais cultura y educación os haceis un blog de semana santa de alcala o de lo que os de la gana, pero para poner mentiras y falsedades por la ignorancia que predomina en vosotros os quedais en vuestra casa o molestando en vuestra hermandad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo "rosario" lo puede usted decir con respeto y educación, como el que la Administración de este espacio tenemos.

      Si tan dolido/a esta usted con algo le invitamos a que exponga esas mentiras. Porque esta publicación se ha realizado con respeto y educación, como una crítica hacia un aspecto de la Semana Santa que cada día se encuentra peor visto y fuera de lugar.

      Eliminar
  8. Sin duda te has tomado este asunto por la tremenda, tampoco es algo esencial en lo que nos vaya la vida como para ponerse así -digo yo-.

    Creo que cuando se ideó el sistema y se arbitró la fórmula, aquello tenía un sentido y un significado. Treinta años después el sentido y el significado se ha perdido y sólo perdura la forma. Sin duda es desconocimiento de la razón que llevó a crear esta fórmula lo que hace que hoy se ponga en duda su validez, así como que al no entender a qué se debe haya provocado más problemas que beneficios.
    Los símbolos tienes valor cuando son entendidos y compartidos por la mayoría, si no es así es que hay que volver a explicarlos, debatirlos, corregirlos si fuere el caso e incluso suprimirlos si es que ya han caído irremediablemente en la obsolescencia.
    Pero en todo caso no merece la pena sulfurarse por tan poca cosa, y esta es mi opinión personal y particular.

    ResponderEliminar
  9. Existen otra formas de mostrar disconformidad a las utilizadas por "rosario", pero bueno, allá cada uno con sus modales hacia sus semejantes.
    Entrando ya en el tema, de acuerdo con Francisco de Borja en que son necesarios cambios para adaptarnos a la situación actual pero en mi opinión, sin perder las raíces que nos identifican. Como no tenemos carrera oficial para ese cometido, la representación de las cofradías ha de seguir existiendo de alguna forma u otra, pero dentro de un cierto orden y decoro. La "exposición de trajes de semana Santa" o "arcoiris" como algunos lo denominan es una bonita forma de realizar está representación, además de característica de nuestro pueblo, pero en ella se tiene que mostrar lo mejor de los trajes de las cofradías, y no los más viejos o raídos como llevan algunas. En ese sentido aplaudo a la cofradía del Huerto,Cristo de la Salud o a la propia Agrupación en sus trajes de representacion, es algo que no cuesta tanto y da realce a este cometido.

    Con respecto a los puestos de mayor privilegio en las procesiones entiendo que han de ser ocupados por las cofradías en orden de erección canónica, pero la propia cofradía organizadora de la procesión debe tener potestad para ubicar este grupo en el lugar que mejor estime. Me permito también sugerir algo que tambien considero que puede ser tachado de utopía, pues ya crea bastante controversia un único penitente de representación. Está sería el desfilar en la procesión cada cofradía al principio, tras la cruz guía, con su bacalá o bandera flanqueada por dos penitentes, eliminando así la colorida representación ante los pasos.

    Son solo simples ideas ya, que los responsables o los que sepan más que yo del tema (que seguro que hay muchos) las lean y estimen las seguramente "barbaridades" que he escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque en esencia estamos de acuerdo Juan M. es obvio que hay sus matices, como una procesión no es un acto privado organizado por una corporación de derecho privado.

      Recuérdese que las procesiones son manifestaciones públicas, organizados por entidades semipúblicas al amparo del Derecho Canónico y del Derecho Eclesiástico del Estado. A tenor de lo cual no corresponde al convocante/organizador/anfitrión la potestad de decidir el lugar que ocupan los invitados, dicha posición ya viene fijada por el propio protocolo y es siempre la misma, en todas las ocasiones independientemente de la procesión a la que se asista.
      Si alguna cofradía no desea cumplir las normas establecidas o las que se establezcan en un futuro lo tiene realmente sencillo, basta con no invitar a las demás cofradías asistir, o invitar a unas sí y a otras no, éso sí que es potestad indiscutible de cada hermandad, pero si una cofradía decide invitar, por ejemplo, a la Corporación Municipal y esta acepta dicha invitación su lugar es detrás de la autoridad eclesiástica y sobre esto no hay margen de discusión, puede cursar la invitación o no, pero una vez hecho estas son las consecuencias.
      Confío en haber explicado la postura protocolaria, puede invitarse o no, pero si se cursa la invitación hay que respetar los lugares pertinentes para ello.
      No consta que haya ninguna obligación de invitar, ni cosnta que la Agrupación y las cofradías posean el derecho de asistir sin que medie la invitación.
      Al principio, hace 30 años, las cofradías se cursaban estas invitaciones formalmente y por escrito, como quiera que en Semana Santa son un montón se optó por simplificarlo haciendo invitación oral en la propia Junta de Gobierno de la Agrupación (lugar en que estaban representadas todas las cofradías con un miembro cada una, de dichas invitaciones verbales se solía tomar nota por el secretario en el acta correspondiente a la sesión en que se hacían. Es posible que se haya perdido dicha costumbre y ahora parezca que directamente si hay procesión los demás deban asistir, pero no es así, la invitación es potestativa del organizador y sin que medie dicha invitación expresa (si no se hace actualmente es que se entiende que hay una invitación tácita)no puede nadie asistir como invitado a dicha procesión, no es ningún derecho.
      Dicho lo cual aquellas cofradías que por la razón que fuere no deseen que otras cofradías o la propia Agrupación asistan sólo tiene que no invitarlos y sin embargo si los invita ha de respetar las normas en cuanto a posición y ordenación de los invitados.

      Eliminar
  10. santo tomas4/4/13 12:11

    Aquí lo que sucede actualmente en este tema es que se va por tradición, cumplir, quedar bien y que no te apunten con el dedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿O se va simplemente porque te han invitado? Igual si no te invitan te liberan de un peso.

      Eliminar
  11. Quizá la solución más sensata a todo esto es que los representantes de todas las cofradías tengan una reunión en común y lo hablen abiertamente.

    Ahora quisiera hacer una pregunta a Francisco de Borja sobre esto del protocolo que me ha parecido muy interesante toda su explicación: Si por ejemplo se diese el caso de que no se invita a nadie, y una Hermandad tiene cierta afinidad o simpatía por otra y quiere mandar a un representante en una procesión a la que no ha sido invitado ¿Qué se hace en este caso?

    PD: La pregunta la he hecho por mera curiosidad y sin ánimo de ofender ni meter el dedo en el ojo de nadie.

    Gracias de antemano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Eva:

      Puesto que planteas una hipótesis permíteme contestarte desde una hipótesis.

      Como norma general acudir a un lugar al que uno no ha sido invitado es una falta de educación. Por ejemplo, yo no me presento en tu casa a comer sin que me hayas invitado, pues aún mediando toda la confianza que queramos no sé si tienes la comida preparada ya y en cantidad suficiente para los que sois y el hecho de que yo vaya significa que los demás se vana quedar con hambre. parece que tampoco estaría bien visto que me presentara en el banquete de tu boda sin haber recibido la preceptiva invitación...

      Sin embargo si yo fuera el Hermano Mayor de una cofradía y sin mediar invitación alguna se presenta alguien en representación de otra cofradía en la procesión yo estaría encantado, lo recibiría con los brazos abiertos y lo colocaría en la posición más privilegiada, a mi derecha.

      Creo que ambos casos retratan perfectamente que hay muchas formas de afrontar una misma situación. Es posible que otro Hermano Mayor en mi lugar se sintiera molesto ya que no ha cursado las invitaciones porque de forma clara no quiere ni desea que asista nadie de otra hermanandad a su procesión...

      No sé si con esta respuesta te aclaro algo o lo lío todo un poco más.

      En lo que comentas sobre que el asunto de las asistencias a las procesiones debería debatirse por los representantes de las Cofradías, huelga decir que es acertadísima ¿acaso no es un tema propio de debatir en la Agrupación que es el lugar en que están representadas todas las hermandades y que es el foro natural de debate de todo aquello que les afecta en común?

      Las gracias siempre a ti, que sólo con hacer las maravillosas fotos que haces te tienes ganado mi afecto, mi respeto y hasta mi devoción.

      Eliminar